¿Cómo empezó la Cooperativa Calorcope?


 

- Teniendo en cuenta las características
económicas de los cooperativistas, entre los que predominaba la economía de  tipo medio, y con el fin de no sacrificar la calidad técnica de la instalación  en aras de un menor coste, se pensó en una fórmula que, sin lesionar los  intereses de la instaladora y de las cooperativas, permitiese a éstas adoptar  tal sistema. La solución encontrada fue la de pasar a propiedad de «Bruun y  Sorensen», tanto la central térmica como las conducciones de tubería  subterránea, incluso la red horizontal que recorre los diferentes bloques de
viviendas, siendo la parte contratada con las cooperativas, y por consiguiente  de su propiedad, la instalación en el interior de las viviendas.
 
  - Tras laboriosos estudios técnico-económicos, se iniciaron los trabajos de  montaje en junio de 1970, encontrándose entonces en fase muy avanzada de  construcción la mayoría de las viviendas, sin haber apenas necesitado, no  obstante lo anterior, el concurso de otros gremios. «Bruun y Sorensen S.A.»
aceptó los compromisos contraídos por las cooperativas con la empresa
constructora del Polígono, y de conformidad con los plazos fijados por la  Dirección Facultativa, se alcanzó un rendimiento de unas 150 viviendas al mes.
  
- Para ubicar la central térmica se solicitó, y se obtuvo de la Gerencia de  Urbanismo del Ministerio de la Vivienda propietaria de los terrenos-, la  parcela donde se encuentra situada. Su construcción comenzó en septiembre del  mismo año. Tres meses más tarde, y con ocasión de la fecha solemne de la  Navidad del 71, se logró suministrar calor a la mayoría de las cooperativas.

 

- Fue en 1972 cuando se forma una comisión
que ordena a la oficina técnica «ADECH» el estudio técnico y económico de la  central térmica, con el fin de llegar a un acuerdo con la empresa «Bruun y  Sorensen», y comprar la misma para su explotación bajo el régimen de  cooperación.
  
- Tras este estudio, en el que se emiten una serie de datos de consumo y  gráficos de los mismos en los distintos días de la semana en cuanto a EE de  fuerza, EE de alumbrado, metros cúbicos de agua y litros de combustible, se  llega a las siguientes conclusiones:
  
A).-Se demuestra la rentabilidad de la central.
  
B).-Qué explotada la central bajo el régimen cooperativista, se asegura un  mejor servicio en todos los sentidos.
  
- Con estas conclusiones, y después de varios meses de estudio y consultas, se  llega al día 7 de octubre de 1973, en el que la Junta Rectora Provisional
convoca una Asamblea General con un único punto del día:
  
«Constitución de la SOCIEDAD COOPERATIVA DE CONSUMO CALORCOPE», Así como el
nombramiento de su primera Junta Rectora.

 

- En dicha Asamblea se aprobó la
constitución de nuestra Cooperativa.